Leyes Contra Conductores salvan Vidas Corpus Christi

Martes, 8 Julio   

Las leyes estatales exigentes contra los conductores borrachos salvan vidas

Las leyes estatales que requieren que los agentes de policía confisquen inmediatamente la licencia de una persona si ésta reprueba una prueba de alcohol en el aliento salvaría cientos de vidas al año, según concluyen investigadores de la Universidad de Florida.
Un un estudio que aparece en la edición de agosto de 2007 de Alcoholism: Clinical & Experimental Research, los investigadores evaluaron datos sobre los accidentes relacionados con el alcohol entre enero de 1976 y diciembre de 2002, para ver cómo afectaban las leyes estatales a la mortalidad.

Los datos provenían del Sistema de informes del análisis de fatalidad (en inglés FARS), que recoge información sobre todas las colisiones de tráfico en los Estados Unidos que resultan en al menos una muerte. El FARS es mantenido por la National Highway Traffic Safety Administration.

El equipo de Florida encontró que las leyes estatales que requieren una suspensión inmediata de la licencia de un conductor que reprueba una prueba de respiración para el alcohol tenía un efecto de disuasión sobre la conducción en estado de embriaguez que salvaría 800 vidas por choques fatales cada año.

Se dio seguimiento a las leyes estatales durante el transcurso del estudio para determinar todos los cambios en todos los estados. El estudio también tomó en cuenta las diferencias durante el tiempo entre los estados, como la cantidad de conductores, los niveles de tráfico, el cambio en la variedad de vehículos, los estándares de seguridad vehicular, las leyes sobre los cinturones de seguridad y los cambios en los límites de velocidad.

“La amenaza de suspensión inmediata de la licencia del conductor es un elemento de disuasión es más fuerte que una amenaza de penalidades más severas que podrían ocurrir más adelante. Ha reducido las muertes por choques de automóviles en los que estaban involucrados bebedores ligeros, moderados y cuantiosos”, afirmó en una declaración preparada el principal autor del estudio Alexander C. Wagenaar, profesor de epidemiología del Colegio de medicina de la Universidad de Florida.

Los nueve estados que aún no tienen leyes de revocación inmediata son: Kentucky, Michigan, Montana, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Rhode Island, Dakota del Sur y Tennessee.