La Lectura en los Abogados

Miércoles, 4 Junio   

Las novelas y los versos son la gimnástica del sentimiento y del lenguaje. Son para que el abogado amplíe el horizonte ideal y mantenga viva la renovada flexibilidad del lenguaje. Un abogado debe ubicar los libros como articulo de primera necesidad y dedicar a su adquisición un cinco por ciento de lo que se gane, aunque para ello sea preciso privarse de otras cosas.