Herencias y herederos

Miércoles, 9 Julio   

En la actualidad y al amparo del Código Civil que rige el derecho común, las parejas de hecho no tienen derechos sucesorios por ley. “Es decir, si yo vivo en pareja y tengo hijos, los únicos herederos serán los hijos y no hay usufructo a favor de la pareja; si vivo en pareja y no tengo hijos pero tengo padres, los herederos legales serán los padres y no la pareja” comentan desde el bufete Baldo&Calvete Abogados.

Para que los miembros de las parejas de hecho tengan los mismos derechos que las uniones matrimoniales, ellos mismos tienen que regularlo. “Es imprescindible. Tienen que hacer testamento a favor de su pareja si quieren que hereden sus bienes, pues en caso contrario no recibirán, ni heredarán nada por ley. Serán los descendientes o ascendientes los herederos legítimos de los bienes del fallecido”, asegura Nuria Chamorro.

Además de las herencias, “la pareja de hecho se encuentra desprotegida en el supuesto de cese de la convivencia porque no se contempla la posibilidad de tener derecho a pensión compensatoria, como ocurre con las parejas casadas. Tampoco tienen un régimen económico análogo o equiparable al de la sociedad legal de gananciales, por lo que resulta conveniente establecer pactos escritos sobre la forma de liquidar el patrimonio adquirido en común durante la convivencia”, explican desde UNAF, Unión de Asociaciones Familiares.

Si las parejas de hecho no elaboran testamento, el viudo no hereda nada, los hijos reciben el 100% de la herencia y en el caso de que no haya hijos, pero sí padres, éstos heredarán todos los bienes. Además, si existe una vivienda común, los padres del cónyuge fallecido tienen derecho al 50% de la vivienda si ésta era de los dos miembros de la pareja, y al 100% de la misma si pertenecía a su hijo desaparecido.

Cataluña fue la primera comunidad autónoma de España que legisló sobre las uniones estables de pareja y, en el caso de las herencias, ha determinado que si no existe testamento, el “conviviente tiene derecho a la cuarta parte de la herencia con deducción de los bienes y derechos que el fallecido le haya atribuido en su herencia”, detalla Andreu Bilbao, abogado de DMG Abogados. En caso de existir testamento, la pareja del fallecido recibirá lo que en él se estipule.

Por otra parte, la legislación del País Vasco establece que las uniones paramatrimoniales tendrán la misma consideración en caso de fallecimiento de uno de los miembros que las parejas convencionales. Es decir, podrán pactar en un testamento que a la muerte de uno de sus integrantes, el otro pueda conservar en usufructo la totalidad de los bienes comunes y tendrán la posibilidad de disponer conjuntamente de sus bienes en un sólo instrumento, mediante el testamento mancomunado o de hermandad, y nombrarse recíprocamente comisario en el testamento o pacto sucesorio.

En la comunidad andaluza, en el supuesto de que la pareja no haya realizado pacto alguno, la ley establece que en caso de fallecimiento de uno de los miembros, el que sobreviva tendrá derecho, independientemente de los hereditarios que se atribuyan, a residir en la vivienda habitual durante el plazo de un año.

Baleares, Valencia, Aragón, Navarra y Madrid son otras comunidades autónomas con leyes específicas donde está vigente el régimen hereditario de las parejas de hecho. En otras regiones, los derechos y obligaciones son difusos y difícilmente predecibles, de ahí que si no existiera testamento o pacto sean los tribunales los encargados de resolver los posibles conflictos que se produzcan como consecuencia del fallecimiento de uno de los integrantes de la pareja.