Diferencias entre matrimonios y uniones de hecho

Jueves, 24 Julio   

Gracias a este registro, las uniones de convivencia no matrimoniales obtienen de la Administración local de cada comunidad los mismos derechos que un matrimonio convencional en temas como el acceso a viviendas públicas, la adopción, excedencia voluntaria, pensión de viudedad o las parejas casadas que trabajen al servicio de la Administración autonómica. No obstante, “aún existen muchas diferencias entre un tipo y otro de uniones”, señalan desde la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU. Hecho que también corroboran desde UNAF, quienes añaden que “las parejas de hecho homosexuales sufren aún más discriminación que las parejas de hecho heterosexuales”.

El tratamiento fiscal y sanitario de unas y otras parejas es quizá la mayor diferencia entre ambas, y es que para Hacienda y la Seguridad Social “no es lo mismo ser una pareja de hecho que estar casados: cada una de estas opciones cuenta con ventajas e inconvenientes, pero el trato no es equiparable”, explica la OCU.

Según detallan desde esta organización de consumidores, los temas que más preocupan a las personas que conviven sin ser matrimonio son:

Declaración de la renta:

En una pareja sin hijos y en la que sólo uno de los dos tiene un trabajo remunerado, el matrimonio cuenta con ventaja puesto que “puede optar por la tributación conjunta, pues así le aplicarán una reducción general mayor”. Las parejas de hecho “a pesar de la convivencia y, aunque estén inscritos como pareja, al no estar casados no pueden presentar declaración conjunta”, explica la OCU.

Impuesto de sucesiones:

-En estos casos la ley perjudica a los que no están casados y la diferencia entre lo que deben pagar unos y otros puede “ser muy grande”. Sólo en Cataluña se ha reformado la ley y se equipara el trato en ambos casos.

Asistencia Sanitaria:

-En este supuesto, la situación, aunque con salvedades, es más equilibrada que en los casos anteriores puesto que “en España es un servicio prácticamente universal”.

Adopción:

* Los matrimonios tienen derecho absoluto para acoger y adoptar niños.
* Las parejas de hecho en teoría también, pero en la práctica resulta más complicado. En algunas comunidades como Navarra o el País Vasco tienen derecho tanto a adoptar como acoger. En otras como Extremadura, Andalucía o Asturias sólo pueden acoger (atender temporalmente y por un periodo de tiempo determinado a un menor en el hogar) y, en los casos de Cataluña, Aragón, Valencia, Baleares, Madrid o Canarias, no tienen opción a ninguna de las dos posibilidades.

Trabajo:

* Las parejas que optan por el matrimonio tienen 15 días de vacaciones, así como permisos por traslado de domicilio.
* Convivir con otra persona no da lugar a tener derecho a quince días de vacaciones.