Acerca del Marketing de Abogados Internet

Martes, 17 Junio   

Solo Marketing Legal - El siguiente artículo es una gentil contribución de mi estimado amigo Mark Merenda.

Mark es presidente de SMART MARKETING, SM Blog una firma dedicada al Marketing para abogados y profesionales en finanzas en EEUU. Mark tiene el Marketing en las venas, su creatividad es inmensa y sus recomendaciones siempre son extremadamente prácticas. Y como se lo dije alguna vez: Otra vez me sorprendiste. En el siguiente artículo Mark demuestra lo que digo. Traducción por Ivan Cavero

1. Los Abogados están entrenados para ser escépticos. El Marketing requiere de Fe y Paciencia. A los Abogados les gusta curiosear acerca de cualquier esfuerzo de marketing que se haya realizado, y sólo hacen marketing cuando queda demostrado que éste funciona.

2. A los abogados les encanta discutir o presentar argumentos. La mayoría de abogados son hábiles. Sin embargo, cuando se embarcan en una empresa que no les es familiar, como el marketing, lo consideran muy complicado y se sienten como “estúpidos” por desconocer de esta materia y más aún, cuando reciben opiniones y críticas de expertos.

3. Los abogados rechazan asumir riesgos. El más seguro (¡y segurísimo!) consejo que un abogado puede darte es “¡No lo hagas!” Ellos viven en un universo en donde los errores se convierten en responsabilidad, mala práctica profesional y larguísimos procesos legales. En marketing, los errores son una parte necesaria para el crecimiento. Asumir y gerenciar riesgos son elementos esenciales del marketing y el crecimiento empresarial. A los abogados les encanta los contratos y garantías.

4. Los abogados a menudo saben poco acerca de gerenciar negocios. Las facultades de derecho (Escuelas de Leyes) no ofrecen cursos para ser empresarios. Cualquier Escuela de Negocios sabe que el marketing es una herramienta de uso obligatorio para el desarrollo de cualquier empresa Esto conmociona a los abogados pues a menudo ellos piensan que pertenecen a una especie de gremio del siglo XIX. Los Abogados han sido educados con la cultura del Anti – Marketing. Ellos asumen que en su profesión sólo hay mujeres refinadas y gentiles caballeros que no tienen que realizar esfuerzos para asegurar sus negocios, pues de hacerlo se les podría considerar como abogados con poca ética. (La práctica del derecho es una profesión, y la práctica en sí misma se realiza en un lugar llamado “Firma Legal“, la cual está sujeta a las reglas y leyes de la economía, como cualquier otro tipo de negocio)

5. Los Abogados al explicar su trabajo a sus clientes y/o potenciales clientes lo enfocan en los costos. Muchos abogados detestan cuando un potencial cliente queda sorprendido al ver todas las labores que implica realizar el trabajo consultado y empiezan a preguntar ¿Y cuanto me va a costar todo esto? Mas todavía esa es la misma pregunta que hace una abogado al consultar acerca de marketing. Enfocarse en los costos causa parálisis. Los dueños de las firmas legales al explicar un trabajo a sus clientes o potenciales clientes tienen que enfocarlo en la generación de ingresos, en lo que van a obtener si implementan las acciones recomendadas.

6. A los abogados les gusta causar indecisión. Ellos quieren hacer intensos exámenes de due diligence. Les encanta consultar de todo con sus otros colegas. Disfrutan en pensar acerca de las acciones más que en llevarlas a cabo por los riesgos que pueden surgir. Sin embargo, la acción siempre le ha ganado al temor. La vida recompensa a las acciones y reprocha la inacción. La fortuna favorece a los valientes.

7. Los Abogados carecen de perseverancia. Si están convencidos en realizar alguna forma de marketing, cualquier golpe que sufran en el camino los confundirá. Y siempre existen golpes en el camino.

8. A los abogados les entusiasma cualquier nuevo programa de marketing, y lo asumen apasionadamente. Luego, después de 45 días o más, la vida continúa: Un gran caso se complica, uno de los niños cae enfermo, un cheque no ingresa a los pagos. El marketing no produce riqueza instantánea. El Abogado decide que ha cometido un gran error y renuncia a los esfuerzos de marketing.

9. Los abogados no se sienten cómodos con la idea de hacer dinero. La mayoría de ellos está motivado con la idea de servir a la gente y suscriben una especie de ética Judeo – Cristiana, que está llena de una mezcla de mensajes de búsqueda de felicidad y riqueza. La mayoría de estos mensajes son complicados y se oponen a cualquier idea de obtener ganancias económicas.

10. Los abogados se definen como abogados y no como propietarios de Firmas Legales. Los Abogados no entienden que ambas cosas tienen roles completamente diferentes, que requieren dos formas de pensar completamente diferentes y dos formas de habilidades completamente diferentes Lo que los abogados consideran su gran activo (Su habilidad en la Práctica de la Ley) es en realidad su máxima responsabilidad. Ellos siempre están bastante ocupados trabajando en temas legales, como para darse tiempo y trabajar en el gerenciamiento de la firma. Para crecer y tener éxito es necesario que los abogados primero se conciban como los propietarios de un negocio llamado Firma Legal, y en segundo lugar realizar la práctica de la Ley.

11. Los Abogados están obsesionados con lo que otros abogados piensen de ellos. En ningún negocio los propietarios se preocupan acerca de si sus competidores le tienen estimación o no. Los abogados a menudo son temerosos de realizar el mínimo esfuerzo de marketing, por temor a ser considerados como “no dignos” o “excesivamente agresivos”. Te aseguro que el propietario de una tienda de lámparas no le importa si sus competidores lo estiman o no.