Abogacia para Mujeres Miami

Jueves, 3 Julio   

La primera ley que reguló el ejercicio de la abogacía fue la Ley No.55 de 17 de diciembre de 1924, mediante la cual se la instituyó como una profesión; exigió requisitos académicos o de experiencia para su ejercicio y otorgó a la Corte Suprema de Justicia, competencia privativa para otorgar certificado de idoneidad para la práctica del derecho. No obstante, hasta esa fecha el ejercicio de esta profesión seguía estando limitada a los hombres.

Fue bajo la administración del Presidente Belisario Porras, que se presentó un proyecto de ley a la Comisión Legislativa, a objeto de reformar las disposiciones que limitaban el ejercicio de la abogacía por parte de las mujeres. Así, mediante Ley 52 de 1925 se derogó el artículo 416 del Código Judicial que restringía el ejercicio de la abogacía a la mujer y se reformó el artículo 415 del mismo código, permitiendo que tanto el hombre como la mujer, mayor de 21 años, pudiesen ser apoderados judiciales, siempre que cumpliesen los requisitos exigidos por la citada Ley 55.